Arqueológia

 
PROGRAMA DE ARQUEOLOGÍA PREVENTIVA
POBLAMIENTO Y OCUPACIÓN HUMANA EN LAS REGIONES ARQUEOLÓGICAS DE LA RUTA DEL CACAO

Para tener una idea clara de los procesos de poblamiento del área de estudio, es necesario en primera instancia, conocer las investigaciones arqueológicas que dan cuenta de las características de las diferentes ocupaciones en estos sitios y los informes que han resultado de las investigaciones de estas zonas. Los procesos de poblamiento y ocupación del territorio tienen diferencias en las dos zonas arqueológicas de la región.

 

Procesos y cambios asociados a cada región

Periodización del poblamiento de los Andes Orientales

- Poblamiento Temprano: Comprendido alrededor del 20.000 y el 6000 a.C., corresponde a la época inicial de ocupación de las tierras andinas por grupos de cazadores y recolectores altamente diversificados en el marco de un clima y un ambiente con cambios drásticos. Las herramientas de piedra son el utillaje más representativo del periodo. La habitación dispersa y temporal en abrigos rocosos y terrazas fluviales también caracterizo el periodo.

- Periodo Arcaico: Va del 6000 al 1500 a. C. en esta época el clima ya se ha estabilizado y han desaparecido las manadas de grandes mamíferos sobre los que basaban su subsistencia los cazadores. Gracias al aprovechamiento de recursos de caza y recolección de variados ambientes, se logra el asentamiento en campamentos permanentes, facilitando la experimentación y cultivo incipiente de plantas, especialmente tubérculos.




- Periodo Agrícola Temprano: Del 1500 a.C. al 800 d.C. la región de los Andes orientales es invadida por grupos agricultores portadores de tradiciones cerámicas incisas provenientes de las tierras bajas que inician la ocupación a través de los valles de vertiente. Estos grupos tienen viviendas permanentes y campamentos estacionales y entre sus actividades económicas se destaca la explotación de fuentes de aguasal.

- Periodo Agrícola Tardío: A partir del 800 d.C. aproximadamente (o incluso antes), viene una nueva oleada de pobladores, su presencia está indicada por cerámica pintada y por obras de adecuación agrícola y vivienda. Estos grupos permanecen hasta la época de la conquista española y nos han dejado abundantes huellas de su ocupación, con la ayuda de los testimonios escritos del siglo XVI se puede reconstruir en forma detallada su modo de vida y organización sociopolítica. (Lleras, 1990).